Las nuevas normas de la RAE y las traducciones

10 noviembre, 2010

La semana pasada, la Real Academia Española dictó algunas nuevas normas para, como ellos dicen “adaptarse al uso que le damos los hablantes a la lengua”. Así, la Y pasa a llamarse Ye y la B se llamará be en todos los países hispanohablantes. Además, hay toda una serie de normas que han sido documentadas en diversos medios de comunicación.

En la calle el debate está servido, pero en las agencias de traducción como la nuestra la política es clara: nos atendremos a las normas mientras el cliente no solicite lo contrario. Creemos que la corrección lingüística es algo que tenemos que cumplir día a día, por lo que solemos estar al tanto de estos cambios.

¿Vosotros cómo lo habéis vivido?


Cómo mejorar la calidad de los productos de una empresa

11 octubre, 2010

Como emprendedora me preocupa mucho mantener unos estándares de calidad en las traducciones de mi empresa, por lo que me ha encantado el post de INC en el que hablan de las maneras posibles de mejorar la calidad de nuestros productos. Estas son algunas:

1. A través de un compromiso que conozcan tanto los clientes como los trabajadores.

2. Hacer un seguimiento de los errores y de las quejas.

3. Invertir en formación de los trabajadores y en la nuestra propia como empresarios.

4. Tener un proceso de calidad, ya sea mediante algún responsable que controle todos los proyectos antes de ser enviados al cliente o mediante un cuidado exquisito por parte de los trabajadores.

5. Tener una actitud positiva hacia la calidad y no


Por qué adoro ser traductora

4 octubre, 2010

Cuando fundé Traducciona, tenía muy claro que me gustaba mi profesión y que podía ayudar a los demás a entenderse aunque no tuvieran ningún idioma en común. He aquí las ventajas que le veo a la profesión de traductor tal y como la entiendo yo:

Utiliza tus habilidades para ganarte la vida: he pasado años estudiando idiomas y ahora me llena de orgullo poder vivir de una cosa que se me da bien.

– Es un trabajo interesante: cada vez que entra en la agencia un encargo nuevo, nos da la oportunidad para aprender una disciplina diferente o recordar otras que sean de la misma temática.

– Es una oportunidad para ser creativos, si somos buenos escritores y no nos dedicamos a las traducciones literales (que por otra parte no interesan al cliente). Un buen traductor debe hacer que el texto nuevo “respire” por sí mismo y que no se note que está traducido.

– La recompensa de un trabajo bien hecho del que tú eres responsable.


Reflexión sobre las traducciones literarias

28 septiembre, 2010

Las traducciones literarias son un tipo muy especial de traducciones. En nuestra empresa no nos llengan muchos encargos de este tipo pero lo cierto es que cuando hay alguno nos alegra poder variar de la rutina.

En una traducción de negocios se nos exige un tono neutro similar al que nos llega en el documento fuente. Instrucciones, bases legales o folletos informativos son el día a día de Traducciona pero los encargos literarios llegan de vez en cuando.

Una traducción literaria requiere un extremo cuidado en el vocabulario y en adaptar el tono a lo que el autor original pretendía. En este sentido, es muy inspirador el texto del National Post en el que hablan de la traducción literaria como “escribir con las manos de otro”.


La creciente demanda de traducir traducciones

21 septiembre, 2010

La semana pasada se publicó en La Vanguardia un artículo en el que hablan de una tendencia en alza que es la de traducir traducciones. Se utiliza este recurso por ejemplo en idiomas que tienen una alta demanda pero pocos traductores de ese idioma. Ha sucedido por ejemplo con los idiomas nórdicos, después del boom de la trilogía Millenium, que ha provocado que los lectores pidan más libros suecos y noruegos pero sin que haya un aumento de traductores de estos idiomas.

Una de las soluciones adoptadas, por supuesto, ha sido la traducción desde otras lenguas como por ejemplo el francés que ha sido la base de la traducción de dos libros al catalán. En el artículo, además, defienden que una traducción de otra traducción no tiene por qué ser mala si es que la última traducción es mejor y se enriquece de los matices.


El problema de dejar la traducción en manos de amateurs

16 septiembre, 2010

En los últimos años, hemos visto cómo grandes empresas de Internet multinacionales han decidido poner en manos de sus propios usuarios la traducción de sus servicios. De este modo, no solo conseguían fidelizar a sus usuarios, que se sentían parte de la empresa y colaboraban a mejorarla con ideas de quienes mejores conocen los servicios: las personas que los usan a diario.

El problema de elegir a traductores amateurs para realizar este tipo de tareas no es solo la falta de profesionalidad de las traducciones obtenidas, sino que además te estás exponiendo a que los vándalos actúen en tu servicio y lo destrocen, como le ha sucedido a Facebook, que recientemente ha sufrido un ataque por parte de un grupo que ha usado su herramienta de traducción para cambiar los mensajes.

Como siempre, confiar en unos traductores profesionales es una garantía de no sufrir este tipo de contratiempos, y además ofrece un mejor trabajo con más control del texto final por parte de quien encargue la traducción.


De la traducción a la adaptación en el mundo audiovisual

15 septiembre, 2010

He leído esta mañana un interesante reportaje en el diario Deia en el que entrevistaban a dos traductores audiovisuales. En él se reflexiona acerca de cómo deben traducirse las obras audiovisuales y especialmente cómo se tienen que tratar las referencias culturales.

En la entrevista, María José Aguirre, que ha traducido entre otras la película Regreso al Futuro o capítulos de los Simpsons, explica que ella prefiere mantener las referencias extranjeras en su país de origen y no adaptarlas con localismos españoles siempre que no se pierda el sentido.En todo el artículo estos veteranos traductores recomiendan adaptar mejor que traducir, para que el telespectador perciba como más natural el mensaje.

Os animo a leer el reportaje a todos aquellos que queráis dedicaros a la traducción de películas, documentales o series de televisión.