Las buenas traducciones son caras

Es un dicho bastante popular que las tres variables de una traducción son la rapidez con la que se hace, el precio y la calidad. Es bien sabido que no se puede tener todo a la vez, ya que cada variable afecta a las otras dos haciéndonos elegir. Si queremos que sea rápida, ello afectará a su calidad y a su precio, mientras que si lo que se busca es que sea barata, probablemente los plazos sean mayores y su calidad más dudosa (aunque todas las agencias sostengan que sus traducciones son las mejores en los tres aspectos).

Para hacer una buena traducción, hay que conseguir a un buen profesional que sea nativo de la lengua de destino. Alguien que entienda lo que está leyendo y sepa traducir los sentimientos y lo que se quería expresar en el texto original para escribirlo en su propia lengua.

Además, para que la traducción sea lo suficientemente buena, perfecta, tiene que pasar las comprobaciones necesarias. De ahí que además contratemos personas para volverse a leer el texto y así estar 100% seguros de que es bueno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: