El valor de los traductores

Ayer leí un interesantísimo artículo publicado en The Guardian en el que Tim Parks, traductor de Roberto Calasso en tre otros, reflexionaba acerca del oficio de traductor. En él, cuenta cómo los traductores somos vehículos entre los autores y sus lectores.

En el artículo, me gusta un montón el párrafo en el que él define el trabajo de un traductor con estas palabras:

He reads with maniacal attention to nuance and cultural implication, conscious of all the books that stand behind this one; then he sets out to rewrite this impossibly complex thing in his own language, re-elaborating everything, changing everything in order that it remain the same, or as close as possible to his experience of the original. In every sentence the most loyal respect must combine with the most resourceful inventiveness. Imagine shifting the Tower of Pisa into downtown Manhattan and convincing everyone it’s in the right place; that’s the scale of the task.

Me gusta especialmente la metáfora con la torre de Pisa en mitad de Manhattan. ¿Qué pensáis vosotros?

Por cierto, la noticia es para anunciar que se ha convocado un premio para jóvenes traductores, tenéis las bases en su página oficial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: