Las nuevas normas de la RAE y las traducciones

10 noviembre, 2010

La semana pasada, la Real Academia Española dictó algunas nuevas normas para, como ellos dicen “adaptarse al uso que le damos los hablantes a la lengua”. Así, la Y pasa a llamarse Ye y la B se llamará be en todos los países hispanohablantes. Además, hay toda una serie de normas que han sido documentadas en diversos medios de comunicación.

En la calle el debate está servido, pero en las agencias de traducción como la nuestra la política es clara: nos atendremos a las normas mientras el cliente no solicite lo contrario. Creemos que la corrección lingüística es algo que tenemos que cumplir día a día, por lo que solemos estar al tanto de estos cambios.

¿Vosotros cómo lo habéis vivido?

Anuncios

El problema de dejar la traducción en manos de amateurs

16 septiembre, 2010

En los últimos años, hemos visto cómo grandes empresas de Internet multinacionales han decidido poner en manos de sus propios usuarios la traducción de sus servicios. De este modo, no solo conseguían fidelizar a sus usuarios, que se sentían parte de la empresa y colaboraban a mejorarla con ideas de quienes mejores conocen los servicios: las personas que los usan a diario.

El problema de elegir a traductores amateurs para realizar este tipo de tareas no es solo la falta de profesionalidad de las traducciones obtenidas, sino que además te estás exponiendo a que los vándalos actúen en tu servicio y lo destrocen, como le ha sucedido a Facebook, que recientemente ha sufrido un ataque por parte de un grupo que ha usado su herramienta de traducción para cambiar los mensajes.

Como siempre, confiar en unos traductores profesionales es una garantía de no sufrir este tipo de contratiempos, y además ofrece un mejor trabajo con más control del texto final por parte de quien encargue la traducción.


La percepción de la calidad de una traducción depende del proveedor

26 mayo, 2010

Leo en el interesante blog Medical Translations que mientras se realizaba el estudio para determinar qué traductor automático funcionaba mejor, se encontraron con que la marca del traductor mediatizaba la manera en la que la traducción era percibida. De esta manera, tuvieron que cambiar la metodología de análisis a mitad de la investigación para que los investigadores fueran más objetivos.

Me llama la atención cómo una marca puede determinar nuestra percepción de su trabajo y me preocupa que los trabajos de nuestros traductores sean juzgados por la marca más que por su propia calidad. Esto aumenta nuestra preocupación acerca del posicionamiento en el mercado de la marca Traducciona, pero sin caer en primar la imagen por encima de la calidad de los traductores.

Es fundamental que el trabajo de nuestros traductores sea el criterio de nuestros clientes a la hora de elegir nuestros servicios. ¿Cómo lo veis vosotros? ¿Habéis notado que la percepción de la gente sobre vuestras marcas es más importante que vuestro trabajo?


Investigación sobre los traductores automáticos

18 mayo, 2010

Ya hemos hablado en otras ocasiones de los traductores automáticos y de cómo se estaban llevando a cabo varios estudios para ver su comportamiento. Uno de los investigadores que están trabajando en ello se llama Ethan Shen y ya ha publicado un primer documento con los resultados iniciales, tras comprobar varias parejas de idiomas con los principales traductores automáticos.

Como conclusiones de la tabla, podríamos afirmar que la pareja que sale mejor parado el traductor de Google, sobre todo en la pareja Inglés-Francés. Os animo a echarle un ojo al informe a todos aquellos a los que os interese el tema de los traductores automáticos, aunque, como siempre, donde esté una buena agencia de traducción, que se quiten las máquinas.


Los orígenes de la traductología

17 mayo, 2010

La investigadora española Amparo Hurtado dio la semana pasada una interesante ponencia en el quinto Congreso Latinoamericano de Traducción e Interpretación en la que habló de su especialidad, la traductología, es decir, la investigación de las facetas textuales, comunicativas, socioculturales y cognitivas de la traducción.

Según explicó, esta ciencia se inició en los años 50 a raíz de la expansión de las relaciones internacionales y la tecnología tras la II Guerra Mundial pero no se consolidó hasta 1980. Sin embargo, la primera reflexión sobre la traducción se remonta en occidente al pensador romano Cicerón (46 a.c.) y la primera traducción escrita, según los especialistas, se realizó en la antigua Babilonia, hace 5.000 años, mientras que la interpretación oral se inició en el antiguo Egipto y en las tribus amazónicas.

Hurtado reivindicó la faceta creativa de los traductores y su responsabilidad como lingüistas en su tarea de mantener el sentido y el estilo de los textos originales.

La especialista recordó que, al igual que la literatura, la traducción “evoluciona” con la historia y por tanto también “caduca”, por lo que debe adaptarse a los cambios de estilo que demandan los lectores.


El ruido de fondo puede hacer aumentar el estrés

13 mayo, 2010

La revista Scientific American ha publicado un estudio en el que explica que el ruido de fondo puede aumentar los niveles de estrés de algunos trabajadores. Este estudio viene al caso porque hay algunas compañías se están dedicando a vender máquinas que hacen “ruido blanco” para mejorar la concentración de los trabajadores.

Muchos de nuestros traductores trabajan desde casa y en ocasiones al comienzo les cuesta concentrarse. Yo creo que en general los ruidos mientras trabajas te desconcentran aunque siempre el ambiente en una casa será más tranquilo que el de una oficina donde te pueden interrumpir llamadas o voces de otros trabajadores.

Los estudios indican que el estrés del ruido ambiente puede inducir la segregación de cortisol, una hormona que puede ayudar a restablecer el equilibrio del cuerpo tras una mala experiencia. El exceso de cortisol puuede repercutir en fallos de memoria para quien lo padece. ¿A vosotros os molesta el ruido mientras trabajáis?


Y después de la traducción por voz en los teléfonos móviles llega la traducción por foto

12 mayo, 2010

Hay que ver lo que avanza la tecnología, si hace unos meses comentamos por aquí un proyecto de Google para un traductor de voz en tiempo real y esta semana se ha presentado una aplicación que reconoce mediante la cámara de fotos el texto escrito y lo traduce.

Una vez más, me siento bastante escéptica con este anuncio porque dependerá en todo momento de la nitidez del papel donde se pueda traducir, de si está escrito a mano o con letras de imprenta, de la base de datos… vaya, de muchísimos factores como para confiar en la inmediatez de estos sistemas. Sí que es cierto que esta aplicación puede facilitarle la vida a los viajeros pero en general me resisto a verle la aplicación práctica más allá del turismo.

Como siempre, sigo abogando por los traductores profesionales que pueden hacer un buen trabajo sea como sea el formato donde esté fijado un texto. Además, con un traductor profesional se pueden consultar dudas terminológicas y tienen en cuenta el contexto. ¿Vosotros cómo veis la invasión de las máquinas?