Las nuevas normas de la RAE y las traducciones

10 noviembre, 2010

La semana pasada, la Real Academia Española dictó algunas nuevas normas para, como ellos dicen “adaptarse al uso que le damos los hablantes a la lengua”. Así, la Y pasa a llamarse Ye y la B se llamará be en todos los países hispanohablantes. Además, hay toda una serie de normas que han sido documentadas en diversos medios de comunicación.

En la calle el debate está servido, pero en las agencias de traducción como la nuestra la política es clara: nos atendremos a las normas mientras el cliente no solicite lo contrario. Creemos que la corrección lingüística es algo que tenemos que cumplir día a día, por lo que solemos estar al tanto de estos cambios.

¿Vosotros cómo lo habéis vivido?

Anuncios

Sobre los miembros de la familia y sus traducciones

6 septiembre, 2010

Hoy he leído en la web de The Economist un interesante artículo sobre las palabras utilizadas en diversos idiomas para referirse a las relaciones familiares. Me ha parecido muy original la manera de aproximarse a este tema que ha tenido el redactor, que ha ido comparando las palabras en unos idiomas y otros.

En el artículo vemos cómo en inglés tienen un sistema bastante sencillo mientras que en castellano o en otros idiomas de raíces latinas se va complicando hasta llegar a otros mucho más complejos que especifican al nombrar un pariente si es mayor o menor que los padres o por qué rama de la familia llega ese parentesco con una sola palabra. Os recomiendo encarecidamente la lectura de The Economist porque es un artículo muy completo y lleno de curiosidades que encantará a todos los amantes de los idiomas.


Los tres idiomas que más crecen en traducciones

2 septiembre, 2010

En el último año hemos visto crecer a tres idiomas en cuanto a la demanda de traducciones. Junto con el inglés, que sigue siendo la lengua predominante, hemos encontrado otros tres idiomas que más han aumentado en nuestra agencia son japonés, alemán y chino.

Esta situación nos impulsa a mejorar día tras día, a buscar a los mejores traductores de cada uno de los idiomas, preferentemente nativos de ellos para que puedan realizar el trabajo más profesional. En los tres casos, contamos con los profesionales más experimentados para que nuestros clientes obtengan las mejores traducciones.

Viendo las noticias, no parece que seamos los únicos que han notado este aumento, ya que en el diario Lonad han detectado el mismo movimiento.


Traducimos desde nuestra cultura

25 mayo, 2010

Puede parecer que el título de este post es obvio, pero me he encontrado en ocasiones en las que no lo ha sido tanto. Cuando un traductor se encuentra ante un texto, lo fundamental es que se “ponga las gafas” de la cultura de la lengua de destino.

La mejor traducción es aquella que se hace pensando en cómo son las estructuras sociales, la filosofía de la lengua en la que se está traduciendo para lograr la mejor trasposición del texto. De este modo, conseguiremos una traducción que evoluciona con el tiempo pero que con ello va ganando porque se adapta a la cultura y a la sociedad de las personas que van a leer el texto (o escuchar el discurso).

Con esto no quiero decir que las traducciones más antiguas de El Quijote, por ejemplo, ya no tengan valor, sino que por parte del traductor es necesario hacer un esfuerzo por acercar las estructuras lingüísticas y gramaticales al habla de cada momento histórico.


Movimiento para que aparezca el nombre del traductor en la cubierta del libro

29 abril, 2010

Tal vez este movimiento sea tan antiguo como el oficio de traductor mismo, y últimamente ha vuelto a surgir con más fuerza si cabe. Los traductores han vuelto a solicitar a las editoriales poder aparecer en las cubiertas de los libros al igual que los autores, ya que la manera en la que le llega la obra al público está condicionada por el trabajo del traductor.

Os recomiendo la lectura del interesante post del blog del Club de Traductores literarios argentinos, en el que explican cómo en algunas editoriales ya se pone en portada y cómo el traductor media entre el autor y el público.


Traducir para ganar visibilidad

21 abril, 2010

Uno de los encargos que está ganando fuerza con la crisis son las peticiones de traducción de currículos. En estos momentos en los que encontrar trabajo se ha convertido en la mayor preocupación de casi cualquier persona, nos encontramos con que ya no importa tanto el país donde se trabaje sino el hecho de poder ganarse la vida.

Nos llegan bastantes solicitudes para traducir currículos, sobre todo por parte de personas que aspiran a buenos puestos en el extranjero, amparados en su conocimiento del castellano. Como en otros ámbitos, el inglés es el idioma estrella pero también se traducen al alemán, al italiano, al portugués… el caso es poder contar con una carta de presentación bien redactada en un país extranjero para poder optar al mejor puesto de trabajo posible.

Un CV bien traducido y bien presentado hará que mejores tu posición frente a otros candidatos. Eso sí, procura que todo lo que pones sea cierto porque si al final te eligen van a acabar dándose cuenta.


Cómo se dice en castellano “volcán Eyjafjallajökull”

19 abril, 2010

El pasado miércoles, el volcán Eyjafjallajökull entró en erupción en Islandia colapsando la mayoría de los aeropuertos europeos conforme la nube de sus cenizas se ha ido expandiendo, ya que estas estropearían los motores de los aviones. Conforme ha ido creciendo su popularidad, hemos tenido que incorporar su impronunciable nombre a nuestro vocabulario, por lo que la Fundación del Español Urgente ha decidido lanzar una alerta para explicar cómo se llama en castellano: Eyjafjalla.

La verdad es que en los últimos días lo hemos visto escrito de todas las maneras posibles: Eyjafjallajökull, Eyjafjallajokull, Eyjafjallajoekull o Eyjafjalla; así que es genial tener una referencia para poder pronunciarlo y escribirlo correctamente en nuestro idioma por si nos encontramos en la necesidad de traducir algún escrito que incluya el nombre del volcán.

La Fundéu BBVA explica que la terminación islandesa jökull significa ‘glaciar’ y por lo tanto el nombre propio es solo Eyjafjalla.