El problema de dejar la traducción en manos de amateurs

16 septiembre, 2010

En los últimos años, hemos visto cómo grandes empresas de Internet multinacionales han decidido poner en manos de sus propios usuarios la traducción de sus servicios. De este modo, no solo conseguían fidelizar a sus usuarios, que se sentían parte de la empresa y colaboraban a mejorarla con ideas de quienes mejores conocen los servicios: las personas que los usan a diario.

El problema de elegir a traductores amateurs para realizar este tipo de tareas no es solo la falta de profesionalidad de las traducciones obtenidas, sino que además te estás exponiendo a que los vándalos actúen en tu servicio y lo destrocen, como le ha sucedido a Facebook, que recientemente ha sufrido un ataque por parte de un grupo que ha usado su herramienta de traducción para cambiar los mensajes.

Como siempre, confiar en unos traductores profesionales es una garantía de no sufrir este tipo de contratiempos, y además ofrece un mejor trabajo con más control del texto final por parte de quien encargue la traducción.


¿Son las traducciones colectivas el próximo enemigo?

10 junio, 2010

Me ha gustado el post de Medical translation en el que han preguntado a sus lectores cuál es el verdadero enemigo de los traductores. En su encuesta casi empatan las traducciones colectivas (el famoso crowdsourcing que tanto se lleva hoy en día) con la tan traída traducción automática.

Tal como yo lo veo, las traducciones colectivas tienen todos los inconvenientes de las traducciones “humanas” y la única ventaja de que pueden ser prácticamente gratuitas. Además, este tipo de servicio está solo a la altura de unos pocos que sean capaces de convocar a las suficientes personas para que les realicen el trabajo.

La traducción colectiva, además, necesita ciertos filtros, alguien que corrobore que está bien realizada y que se están haciendo bien. En resumen, para mí las traducciones colectivas aún están lejos de ser un rival para las agencias de traducción por la dificultad de convocar a suficiente gente preparada para realizar una buena labor.