Reflexión sobre las traducciones literarias

28 septiembre, 2010

Las traducciones literarias son un tipo muy especial de traducciones. En nuestra empresa no nos llengan muchos encargos de este tipo pero lo cierto es que cuando hay alguno nos alegra poder variar de la rutina.

En una traducción de negocios se nos exige un tono neutro similar al que nos llega en el documento fuente. Instrucciones, bases legales o folletos informativos son el día a día de Traducciona pero los encargos literarios llegan de vez en cuando.

Una traducción literaria requiere un extremo cuidado en el vocabulario y en adaptar el tono a lo que el autor original pretendía. En este sentido, es muy inspirador el texto del National Post en el que hablan de la traducción literaria como “escribir con las manos de otro”.

Anuncios

Sobre la muerte de Saramago

21 junio, 2010

Este fin de semana nos ha golpeado la noticia de que el premio Nobel de Literatura, José Saramago, había fallecido en Lanzarote. Sobre las novelas de Saramago se ha escrito mucho. El escritor portugués ha obtenido el mayor reconocimiento de su obra al final de su vida, cuando se ha prodigado en toda clase de charlas explicando su visión de la vida. Siempre le recordaremos por sus novelas, pero hoy quiero hacerle un homenaje en mi blog precisamente recordando su blog.

El año pasado, Saramago publicó una reflexión sobre la traducción en la que el escritor comentaba que escribir aunque sea en tu propia lengua, siempre es traducir. Sin más os dejo con las palabras del portugués universal porque poca cosa se puede aportar a sus palabras bellísimas.

Desde aquí nuestro homenaje.


El valor de los traductores

11 junio, 2010

Ayer leí un interesantísimo artículo publicado en The Guardian en el que Tim Parks, traductor de Roberto Calasso en tre otros, reflexionaba acerca del oficio de traductor. En él, cuenta cómo los traductores somos vehículos entre los autores y sus lectores.

En el artículo, me gusta un montón el párrafo en el que él define el trabajo de un traductor con estas palabras:

He reads with maniacal attention to nuance and cultural implication, conscious of all the books that stand behind this one; then he sets out to rewrite this impossibly complex thing in his own language, re-elaborating everything, changing everything in order that it remain the same, or as close as possible to his experience of the original. In every sentence the most loyal respect must combine with the most resourceful inventiveness. Imagine shifting the Tower of Pisa into downtown Manhattan and convincing everyone it’s in the right place; that’s the scale of the task.

Me gusta especialmente la metáfora con la torre de Pisa en mitad de Manhattan. ¿Qué pensáis vosotros?

Por cierto, la noticia es para anunciar que se ha convocado un premio para jóvenes traductores, tenéis las bases en su página oficial.


Traducen a jerga callejera a Dickens

8 junio, 2010

De vez en cuando saltan a la palestra este tipo de noticias sobre clásicos traducidos a cierto dialecto, adaptados al teléfono móvil o vete tú a saber. Hoy he visto que se han puesto a traducir a Dickens al lenguaje de la calle, al argot de los jóvenes que hablan inglés.

Leyendo el adelanto, veo que básicamente se han dedicado a utilizar el mismo lenguaje introduciéndole las faltas de ortografía típicas de los jóvenes: da por the y así sucesivamente. El autor es Martin Baum y ya ha “traducido” dieciséis obras de Dickens a este dialecto. No es para tomárselo a risa, sus libros por lo visto se venden muy bien en Gran Bretaña.

Yo veo bien que se adapte la cultura para hacerla más accesible a todas las personas, pero me parece un poco excesivo caer en la simplificación excesiva, ya que una parte de la belleza que tienen las obras de Dickens son sus palabras originales. Si ya es un trabajazo traducir este tipo de obras en un idioma que ya existe y que tiene gran riqueza, ¿qué habrán hecho para esta adaptación?


Movimiento para que aparezca el nombre del traductor en la cubierta del libro

29 abril, 2010

Tal vez este movimiento sea tan antiguo como el oficio de traductor mismo, y últimamente ha vuelto a surgir con más fuerza si cabe. Los traductores han vuelto a solicitar a las editoriales poder aparecer en las cubiertas de los libros al igual que los autores, ya que la manera en la que le llega la obra al público está condicionada por el trabajo del traductor.

Os recomiendo la lectura del interesante post del blog del Club de Traductores literarios argentinos, en el que explican cómo en algunas editoriales ya se pone en portada y cómo el traductor media entre el autor y el público.


Lectura para traductores: “Why translation matters”

12 abril, 2010

Leo en el New York Times la reseña de un libro que acaba de publicarse en EEUU que se titula “Why translation matters” (Por qué importa la traducción) y lo ha escrito Edith Grossman. Grossman ha traducido recientemente El Quijote y su obra ha sido bastante polémica, ya que rompía con la idea preconcebida que tenía todo el mundo de lo que debía ser la traducción de ese clásico español.

Como el libro aún no está a la venta en España, no he podido leerlo, pero creo que me lo apuntaré porque es bastante interesante y está despertando opiniones encontradas tanto en el mundo de los traductores como en el mundo editorial. Es interesante cómo aborda la autora el tema cultural de quién elige qué obras se traducen desde qué idioma.

La autora, que además es profesora universitaria, explica con claridad el oficio del traductor, cómo su labor es además de cambiar una obra de idioma, “completar” el mensaje que pretendía transmitir el autor y cómo hacerlo.


Los libros de estilo son una gran ayuda para comenzar a escribir

17 marzo, 2010

Una de las necesidades de todo buen traductor es conseguir un estilo literario claro y lo más pegado posible al idioma original. Durante la formación de los traductores es obligatorio leer y practicar la escritura, y aunque parezca mentira algunos de los mejores manuales de escritura se escriben para periodistas: los libros de estilo.

En un libro de estilo, los medios de comunicación plasman toda una serie de normas sobre cómo escribir, cuáles son sus expresiones preferidas (un caso clásico es si se dice Latinoamérica, América Latina o Hispanoamérica) y lista de palabras que se deben o no deben utilizar. Aunque en algún caso las preferencias que indican en un libro de estilo tienen que ver con un uso del lenguaje muy ligado a la ideología, no siempre es así.

Los libros de estilo pueden ser un buen complemento al Diccionario Panhispánico de Dudas para ir comenzando a escribir, y también pueden ayudarte a la hora de pedir un briefing a un cliente para que te explique cómo quiere una traducción ya que te dan pistas sobre las dudas de idioma más comunes. Os recomiendo los libros de estilo de The Times y el de El País que los ha encontrado @enedelante en Twitter.