Reflexión sobre las traducciones literarias

28 septiembre, 2010

Las traducciones literarias son un tipo muy especial de traducciones. En nuestra empresa no nos llengan muchos encargos de este tipo pero lo cierto es que cuando hay alguno nos alegra poder variar de la rutina.

En una traducción de negocios se nos exige un tono neutro similar al que nos llega en el documento fuente. Instrucciones, bases legales o folletos informativos son el día a día de Traducciona pero los encargos literarios llegan de vez en cuando.

Una traducción literaria requiere un extremo cuidado en el vocabulario y en adaptar el tono a lo que el autor original pretendía. En este sentido, es muy inspirador el texto del National Post en el que hablan de la traducción literaria como “escribir con las manos de otro”.


Puesta a punto de un autónomo en siete días

12 julio, 2010

Ser autónomo cuesta unos días más que otros. Especialmente en verano, cuando baja ligeramente la actividad en las empresas, es un buen momento para ponernos al día, sobre todo en negocios como la traducción. He leído en el blog Freelance Folder un sencillo manual en siete pasos para ponernos al día de manera fácil.

Día 1: Mira a tu web con los ojos de un cliente. Cambia lo que veas que se haya quedado anticuado y elimina elementos superfluos.

Día 2: Contacta con tus antiguos clientes, ya que ellos pueden ser fuente de nuevos negocios. Recuerda que si no eres demasiado pesado está bien visto que les llames un par de veces al año para interesarte por su estado. Eso te servirá para actualizar las bases de datos pero también para conseguir nuevos trabajos.

Día 3: Invierte en ti mismo. Tú eres tu mejor valedor, así que invierte en formarte, lee algún libro inspirador o aprende algo nuevo que mejore tu posición en el mercado.

Día 4: Pídele a tus clientes referencias. Si están contentos, te las darán encantados y las podrás utilizar en tu web como reclamo. Si son negativas, examina sus sugerencias y mejora lo que sea necesario.

Día 5: Escribe cartas tipo para tener respuestas estandarizadas para los correos que recibas más a menudo.

Día 6: Archiva. La mayoría de los freelances tienen el archivo disperson a la espera de un momento para ser ordenado. Deja de posponer ese momento.

Día 7: Actualiza tu presencia en las redes sociales. Crea o mejora tu página en Facebook y en Twitter para que sea más fácil que te encuentren los nuevos clientes.


Otra mala traducción automática: un manual

6 julio, 2010

Ya hemos hablado largo y tendido en este blog acerca de las traducciones automáticas que se publican tal cual sin corregir y que luego dan quebraderos de cabeza a los autores de los textos, pero hay ocasiones en las empresas deberían ponerse más en serio con este trabajo.

Una mala traducción habla de la dejadez de una empresa, pero un manual de instrucciones mal traducido puede acabar en un accidente. Veamos este caso que ha sacado a la luz Buenafuente (vía Kobalt Languages)

Más allá de las risas que se ven en el vídeo, el problema del ahorro en traductores es muy grave cuando se refiere a traducir cosas cuyo mal uso puede acarrear accidentes domésticos entre otros problemas.


La tecnología ha cambiado el trabajo de los traductores

29 junio, 2010

La tecnología ha cambiado la manera en la que trabajamos. No es lo mismo desarrollar cualquier actividad hoy que hace diez años, que hace cincuenta. Para los traductores este cambio ha sido brutal, ya que hemos pasado de la máquina de escribir y el diccionario a las herramientas y glosarios más sofisticados que nos facilitan el día a día y han aumentado nuestra productividad hasta límites insospechados.

No solo los programas de traducción, sino la facilidad de acceder a todo tipo de diccionarios, glosarios y otras recopilaciones de vocabulario nos ponen más fácil el trabajo diario. Otro factor que nos ayuda mucho son los editores de texto, como el Word o el OpenOffice, que reconocen rápidamente las faltas de ortografía en el caso de que se nos haya escapado alguna con la rapidez de la traducción.

Parte de nuestro trabajo diario consiste en ver las nuevas tecnologías y elegir aquellas que nos van a hacer más fácil el trabajo diario. ¿Habéis encontrado alguna herramienta novedosa para el mundo de las traducciones?


Los errores más comunes en la web de un traductor

16 junio, 2010

Me ha gustado encontrarme con este post en el blog Kobalt Languages, en el que explican de manera sencilla los cinco errores más comunes que se cometen en las webs de traductores.

1. Un diseño antiguo. Son bastante comunes webs con gifs animados, textos que se mueven o desaparecen en función del navegador con el que se esté trabajando. Atención a la combinación del color del fondo y el texto. No siempre lo más creativo es lo más legible.

2. El Flash. Puede que a primera vista las páginas con flash sean más originales, pero lo cierto es que indexan fatal en los buscadores y encima tardan más en cargarse, sobre todo para aquellos que tienen conexiones lentas. Lo mejor es ir a por algo más sencillo y práctico. Por favor, nada de música en la web.

3. Tarifas. Como las tarifas varían en función del tema, del tiempo que lleve o de la dificultad de la traducción, ¿por qué introducirlas en la web? Mejor apostar por algo más simple y hacer un presupuesto personalizado.

4. Demasiada información. De nuevo, lo ideal es dar los datos indispensables sin andarnos por las ramas.

5. Casos de éxito para que quien aterrice en nuestra página al menos sepa quién ha trabajado con nosotros en otras ocasiones.


Traducen a jerga callejera a Dickens

8 junio, 2010

De vez en cuando saltan a la palestra este tipo de noticias sobre clásicos traducidos a cierto dialecto, adaptados al teléfono móvil o vete tú a saber. Hoy he visto que se han puesto a traducir a Dickens al lenguaje de la calle, al argot de los jóvenes que hablan inglés.

Leyendo el adelanto, veo que básicamente se han dedicado a utilizar el mismo lenguaje introduciéndole las faltas de ortografía típicas de los jóvenes: da por the y así sucesivamente. El autor es Martin Baum y ya ha “traducido” dieciséis obras de Dickens a este dialecto. No es para tomárselo a risa, sus libros por lo visto se venden muy bien en Gran Bretaña.

Yo veo bien que se adapte la cultura para hacerla más accesible a todas las personas, pero me parece un poco excesivo caer en la simplificación excesiva, ya que una parte de la belleza que tienen las obras de Dickens son sus palabras originales. Si ya es un trabajazo traducir este tipo de obras en un idioma que ya existe y que tiene gran riqueza, ¿qué habrán hecho para esta adaptación?


La percepción de la calidad de una traducción depende del proveedor

26 mayo, 2010

Leo en el interesante blog Medical Translations que mientras se realizaba el estudio para determinar qué traductor automático funcionaba mejor, se encontraron con que la marca del traductor mediatizaba la manera en la que la traducción era percibida. De esta manera, tuvieron que cambiar la metodología de análisis a mitad de la investigación para que los investigadores fueran más objetivos.

Me llama la atención cómo una marca puede determinar nuestra percepción de su trabajo y me preocupa que los trabajos de nuestros traductores sean juzgados por la marca más que por su propia calidad. Esto aumenta nuestra preocupación acerca del posicionamiento en el mercado de la marca Traducciona, pero sin caer en primar la imagen por encima de la calidad de los traductores.

Es fundamental que el trabajo de nuestros traductores sea el criterio de nuestros clientes a la hora de elegir nuestros servicios. ¿Cómo lo veis vosotros? ¿Habéis notado que la percepción de la gente sobre vuestras marcas es más importante que vuestro trabajo?