Puesta al día tras las vacaciones

31 agosto, 2010

Muchos de vosotros ya habéis vuelto de las vacaciones y os estáis incorporando al trabajo. En Traducciona hemos parado por turnos para que ningún cliente se quedara sin atender. Ya con muchos clientes a punto de volver y con otros trabajando a toda máquina, es el momento de reorganizarse. Hay una serie de pasos que siempre ayudan a retomar la rutina:

  • Hacer una lista de las tareas que quedan pendientes tras el verano
  • Realizar un plan de acción al menos de aquí a Navidades y si no para el resto del año hasta el próximo verano
  • Llamar a los clientes para hacerles saber que ya estamos plenamente operativos
  • Organizar el archivo para disponer de más espacio
  • Comenzar un plan de reuniones para volver a ver a todos los clientes
Anuncios

¿Sabemos aprovechar las oportunidades?

8 julio, 2010

Leo en Emprendedores un interesante artículo sobre la creación y el análisis de las oportunidades. Quería compartirlo con vosotros, ya que me ha parecido muy práctico. Estos son los aspectos que habría que trabajar para lograr una oportunidad:

1. Amplitud de miras: no te centres solo en los contactos de tu profesión, ya que los contactos externos también pueden presentarnos oportunidades de negocio.

2. Creatividad para inventar nuevas oportunidades.

3. Energía para planificar y llevar a cabo las acciones que has pensado.

4. Perseverancia: las mejores oportunidades solo se le presentan al que persevera. Rara vez se encuentran al principio del camino.

5. Optimismo: prepara tu estado de ánimo para acoger las nuevas oportunidades viendo el lado bueno de las cosas.


Otra mala traducción automática: un manual

6 julio, 2010

Ya hemos hablado largo y tendido en este blog acerca de las traducciones automáticas que se publican tal cual sin corregir y que luego dan quebraderos de cabeza a los autores de los textos, pero hay ocasiones en las empresas deberían ponerse más en serio con este trabajo.

Una mala traducción habla de la dejadez de una empresa, pero un manual de instrucciones mal traducido puede acabar en un accidente. Veamos este caso que ha sacado a la luz Buenafuente (vía Kobalt Languages)

Más allá de las risas que se ven en el vídeo, el problema del ahorro en traductores es muy grave cuando se refiere a traducir cosas cuyo mal uso puede acarrear accidentes domésticos entre otros problemas.


La tecnología ha cambiado el trabajo de los traductores

29 junio, 2010

La tecnología ha cambiado la manera en la que trabajamos. No es lo mismo desarrollar cualquier actividad hoy que hace diez años, que hace cincuenta. Para los traductores este cambio ha sido brutal, ya que hemos pasado de la máquina de escribir y el diccionario a las herramientas y glosarios más sofisticados que nos facilitan el día a día y han aumentado nuestra productividad hasta límites insospechados.

No solo los programas de traducción, sino la facilidad de acceder a todo tipo de diccionarios, glosarios y otras recopilaciones de vocabulario nos ponen más fácil el trabajo diario. Otro factor que nos ayuda mucho son los editores de texto, como el Word o el OpenOffice, que reconocen rápidamente las faltas de ortografía en el caso de que se nos haya escapado alguna con la rapidez de la traducción.

Parte de nuestro trabajo diario consiste en ver las nuevas tecnologías y elegir aquellas que nos van a hacer más fácil el trabajo diario. ¿Habéis encontrado alguna herramienta novedosa para el mundo de las traducciones?


La traducción de variedades dialectales

25 junio, 2010

A la hora de traducir un dialecto, siempre nos encontramos con el mismo problema. Si es un texto escrito en su totalidad en una variedad dialectal, no supone más quebradero de cabeza que pasarlo todo al idioma de destino pero, ¿qué hacer cuando dentro de un mismo texto hay varios dialectos?

El primer trabajo del traductor en este caso es conseguir un buen glosario de los términos que aparecen en la parte dialectal. Además, conviene pactar con el cliente cómo quiere que se realice la parte escrita en un dialecto para tener una base en la que trabajar. En los casos de traducciones literarias, como sabéis, la cosa cambia.

¿Vosotros os habéis encontrado con un texto de estas características? ¿Cuál es el recurso que más utilizáis?


Los errores más comunes en la web de un traductor

16 junio, 2010

Me ha gustado encontrarme con este post en el blog Kobalt Languages, en el que explican de manera sencilla los cinco errores más comunes que se cometen en las webs de traductores.

1. Un diseño antiguo. Son bastante comunes webs con gifs animados, textos que se mueven o desaparecen en función del navegador con el que se esté trabajando. Atención a la combinación del color del fondo y el texto. No siempre lo más creativo es lo más legible.

2. El Flash. Puede que a primera vista las páginas con flash sean más originales, pero lo cierto es que indexan fatal en los buscadores y encima tardan más en cargarse, sobre todo para aquellos que tienen conexiones lentas. Lo mejor es ir a por algo más sencillo y práctico. Por favor, nada de música en la web.

3. Tarifas. Como las tarifas varían en función del tema, del tiempo que lleve o de la dificultad de la traducción, ¿por qué introducirlas en la web? Mejor apostar por algo más simple y hacer un presupuesto personalizado.

4. Demasiada información. De nuevo, lo ideal es dar los datos indispensables sin andarnos por las ramas.

5. Casos de éxito para que quien aterrice en nuestra página al menos sepa quién ha trabajado con nosotros en otras ocasiones.


La importancia de mantener la coherencia

2 junio, 2010

Como empresaria, los clientes exigen de mí un compromiso de que cumpla lo que prometo. Lo que prometo suelen ser cosas como el plazo en el que entregaremos un trabajo o quién lo hará. En estos casos, es fundamental que si nos comprometemos a algo, lo cumplamos a rajatabla para fomentar la confianza de nuestros clientes en nuestro trabajo, pero también que exijamos que lo cumplan los que trabajan con nosotros.

Seguro que os ha pasado alguna vez que dependiendo de una tercera parte que no ha entregado su trabajo a tiempo, habéis tenido que retrasaros vosotros también, con los perjuicios que ello conlleva para vuestros negocios. De este modo, un retraso puede jugar en contra de nuestra credibilidad y puede hacer que ese cliente no vuelva a contratarnos más.

Nosotros creemos en el mantenimiento de nuestros compromisos para que nuestros clientes se puedan ocupar del resto.