La creciente demanda de traducir traducciones

21 septiembre, 2010

La semana pasada se publicó en La Vanguardia un artículo en el que hablan de una tendencia en alza que es la de traducir traducciones. Se utiliza este recurso por ejemplo en idiomas que tienen una alta demanda pero pocos traductores de ese idioma. Ha sucedido por ejemplo con los idiomas nórdicos, después del boom de la trilogía Millenium, que ha provocado que los lectores pidan más libros suecos y noruegos pero sin que haya un aumento de traductores de estos idiomas.

Una de las soluciones adoptadas, por supuesto, ha sido la traducción desde otras lenguas como por ejemplo el francés que ha sido la base de la traducción de dos libros al catalán. En el artículo, además, defienden que una traducción de otra traducción no tiene por qué ser mala si es que la última traducción es mejor y se enriquece de los matices.

Anuncios

De la traducción a la adaptación en el mundo audiovisual

15 septiembre, 2010

He leído esta mañana un interesante reportaje en el diario Deia en el que entrevistaban a dos traductores audiovisuales. En él se reflexiona acerca de cómo deben traducirse las obras audiovisuales y especialmente cómo se tienen que tratar las referencias culturales.

En la entrevista, María José Aguirre, que ha traducido entre otras la película Regreso al Futuro o capítulos de los Simpsons, explica que ella prefiere mantener las referencias extranjeras en su país de origen y no adaptarlas con localismos españoles siempre que no se pierda el sentido.En todo el artículo estos veteranos traductores recomiendan adaptar mejor que traducir, para que el telespectador perciba como más natural el mensaje.

Os animo a leer el reportaje a todos aquellos que queráis dedicaros a la traducción de películas, documentales o series de televisión.


Sobre los miembros de la familia y sus traducciones

6 septiembre, 2010

Hoy he leído en la web de The Economist un interesante artículo sobre las palabras utilizadas en diversos idiomas para referirse a las relaciones familiares. Me ha parecido muy original la manera de aproximarse a este tema que ha tenido el redactor, que ha ido comparando las palabras en unos idiomas y otros.

En el artículo vemos cómo en inglés tienen un sistema bastante sencillo mientras que en castellano o en otros idiomas de raíces latinas se va complicando hasta llegar a otros mucho más complejos que especifican al nombrar un pariente si es mayor o menor que los padres o por qué rama de la familia llega ese parentesco con una sola palabra. Os recomiendo encarecidamente la lectura de The Economist porque es un artículo muy completo y lleno de curiosidades que encantará a todos los amantes de los idiomas.


La historia de Ed Rondthaler, un amante de las palabras

2 julio, 2010

Hace poco me enviaron este vídeo:

En el que se ve a un anciano jugando con cuatro letras todo el tiempo hilando un discurso con palabras inglesas que iba formando con su libreta. En este vídeo, Ed Rondthaler, que es como se llama el anciano, acaba diciendo que el inglés es un idioma tonto de una manera muy irónica pero muy tierna.

Ed Rondthaler era un tipógrafo que vivió 104 años (de hecho, el vídeo se rodó cuando tenía 101) y en él nos transmite su amor por la lengua de Shakespeare de una manera muy sencilla de entender y que no precisa traducción. Durante su vida, luchó por la simplificación del idioma inglés para acabar con el analfabetismo. Obviamente no tuvo éxito, pero a la vista de estas imágenes, se nota que lo intentó con mucho tesón.


La tecnología ha cambiado el trabajo de los traductores

29 junio, 2010

La tecnología ha cambiado la manera en la que trabajamos. No es lo mismo desarrollar cualquier actividad hoy que hace diez años, que hace cincuenta. Para los traductores este cambio ha sido brutal, ya que hemos pasado de la máquina de escribir y el diccionario a las herramientas y glosarios más sofisticados que nos facilitan el día a día y han aumentado nuestra productividad hasta límites insospechados.

No solo los programas de traducción, sino la facilidad de acceder a todo tipo de diccionarios, glosarios y otras recopilaciones de vocabulario nos ponen más fácil el trabajo diario. Otro factor que nos ayuda mucho son los editores de texto, como el Word o el OpenOffice, que reconocen rápidamente las faltas de ortografía en el caso de que se nos haya escapado alguna con la rapidez de la traducción.

Parte de nuestro trabajo diario consiste en ver las nuevas tecnologías y elegir aquellas que nos van a hacer más fácil el trabajo diario. ¿Habéis encontrado alguna herramienta novedosa para el mundo de las traducciones?


Palabras positivas

14 junio, 2010

Como traductores, estamos constantemente a la búsqueda de las palabras que mejor expresen en nuestro idioma sentimientos vividos por otras personas. Hoy os traigo una lista elaborada por Myron S. Hoyt en la que ha recopilado cientos de palabras positivas solo para disfrutar leyéndolas.

Aunque su lista está en inglés os recomiendo que le echéis un vistazo si conocéis el lenguaje de Shakespeare, ya que son bastante simples. Además deja compartirlas para que todo el mundo disfrute de su positividad. La verdad es que a mí me ha alegrado la mañana ver que alguien se dedique a reunir palabras de esta manera aparentemente tan aleatoria pero con tanto sentido.

¿Tal vez sea el momento de hacer una lista equivalente en castellano?


Traducen a jerga callejera a Dickens

8 junio, 2010

De vez en cuando saltan a la palestra este tipo de noticias sobre clásicos traducidos a cierto dialecto, adaptados al teléfono móvil o vete tú a saber. Hoy he visto que se han puesto a traducir a Dickens al lenguaje de la calle, al argot de los jóvenes que hablan inglés.

Leyendo el adelanto, veo que básicamente se han dedicado a utilizar el mismo lenguaje introduciéndole las faltas de ortografía típicas de los jóvenes: da por the y así sucesivamente. El autor es Martin Baum y ya ha “traducido” dieciséis obras de Dickens a este dialecto. No es para tomárselo a risa, sus libros por lo visto se venden muy bien en Gran Bretaña.

Yo veo bien que se adapte la cultura para hacerla más accesible a todas las personas, pero me parece un poco excesivo caer en la simplificación excesiva, ya que una parte de la belleza que tienen las obras de Dickens son sus palabras originales. Si ya es un trabajazo traducir este tipo de obras en un idioma que ya existe y que tiene gran riqueza, ¿qué habrán hecho para esta adaptación?